El rostro y el cuerpo de una persona vienen determinados desde su gestación por múltiples elementos genéticos y ambientales. Ser más o menos guapo, tener una figura más o menos esbelta y proporcionada no son factores que puedan elegirse como los platos de un menú.

Sin embargo, la humanidad ha sabido desarrollar técnicas y procedimientos médicos para poder realzar la imagen y belleza que la naturaleza otorga a cada individuo o que por alguna razón se ha modificado con el tiempo como recuperar la figura tras la maternidad o reducir las huellas del envejecimiento. Como bien definía un cirujano plástico de origen indio, el Dr. Bala.

“La Cirugía Plástica es la especialidad médica que desafía el implacable veredicto de la Naturaleza”

Hoy en día, los doctores especializados en cirugía plástica y estética cumplen esta función de artesanos moldeadores. Siempre atendiendo a criterios médicos y basando cada paso en sus conocimientos sobre el cuerpo humano y la salud, ofrecen a los pacientes las mejores opciones para solventar inconveniencias estéticas cuyas consecuencias van más allá de la mera apariencia: su autoestima y bienestar personal están en juego.

Por eso, aunque en la publicidad y los medios se ha mostrado en ocasiones una visión superficial y frívola de la cirugía plástica y estética, una aproximación tan simplista está muy lejos de la realidad. Los profesionales de esta rama médica dedican todos sus esfuerzos no solo a conseguir unos resultados estéticos óptimos, sino (y esta la parte más meritoria) a devolver la ilusión a quienes acuden a ellos en busca de ayuda y consejo.

La satisfacción que proporciona ver en el espejo la imagen deseada no puede entenderse como una simple superficialidad, ya que la percepción que tenemos de nosotros mismos afecta profundamente a las relaciones interpersonales y nuestro desarrollo personal. Determinadas irregularidades físicas de nacimiento o adquiridas durante la vida, así como esas huellas que deja el paso de los años pueden llegar provocar preocupaciones que alteran la vida de muchas personas.

Asimismo, y pese a su deseo de satisfacer a los afectados, los doctores siempre actuarán de acuerdo a las posibilidades reales de una intervención, sin dar falsas esperanzas ni prometer sueños inalcanzables.

“En IVANCE apostamos por una cirugía discreta, suave y artesanal, que nunca exceda los límites de la belleza natural y mantenga el equilibrio del cuerpo” es nuestra filosofía de trabajo afirma la Dra. Alcelay que lidera el equipo de especialistas de IVANCE junto con el Dr. José Mª del Amo.

Con los pies en el suelo

Los doctores deben explicar a las personas que acuden a la consulta lo que pueden cambiar, pero también a aceptar aquello que no puede modificarse, así como a saber diferenciar entre ambos tipos de cuestiones. No basta con alagar y decir a una paciente lo guapa que va a quedar tras la intervención, sino que hay que explicarle las distintas posibilidades técnicas, de anestesia, los riesgos, el postoperatorio y cómo puede sentirse durante el proceso. Es necesario hacerle partícipe de la planificación y la toma de decisiones.

Porque, si bien la cirugía plástica y estética necesita de los avances tecnológicos más sofisticados, y se basa en unos firmes cimientos médicos y científicos, la manera de aplicar todas estas herramientas depende de los especialistas y su experiencia. De ahí que los procedimientos constituyan auténticas labores de artesanía. “La tecnología debe ser nuestra ayuda, pero nunca debería sustituir a nuestra capacidad de solucionar el problema”, asegura el doctor José Mª Del Amo.

Cada nuevo instrumento y aparato desarrollado por la industria ofrece una herramienta en potencia para los profesionales de este campo médico, sin embargo, hay que tener gran capacidad crítica para saber cuáles son realmente necesarias y eficientes. Aunque desde el sector tecnológico observan las necesidades del hombre para luego brindarles un instrumento que las satisfaga, lo cierto es que a veces, van por delante de la misma realidad.

“El proceso es lento y a menudo se adelantan para ofrecernos un aparato destinado a cambiar nuestras vidas, las de nuestros pacientes y el futuro de la clínica”, explica la Dra. Olatz Alcelay. Sin embargo, como ocurre con muchos productos milagro que surgen en otros sectores, no hay que perder la perspectiva. “Hay que ser críticos y cuidadosos con las necesidades que se generan desde el mundo tecnológico, pues la mayoría de las veces no son tales”, asegura la doctora.

Algunas técnicas que no han conseguido superar el listón han sido, por ejemplo, la liposucción ultrasónica y la vibroliposucción, dos procedimientos para eliminar las acumulaciones de grasa en el cuerpo. Mientras que no han logrado mejorar los resultados de la liposucción clásica, sí han añadido nuevas complicaciones al proceso: facilitan el trabajo al cirujano y disminuyen la duración de las intervenciones, pero su complejidad y el largo proceso de aprendizaje que requieren han dejado un historial de malos resultados.

Algo similar ha ocurrido con el láser de CO2, cuyo uso ha quedado restringido a la eliminación de ciertas lesiones vasculares y algunas lesiones pigmentadas. En un principio era utilizado para disminuir los signos del envejecimiento como arrugas y líneas de expresión, pero los postoperatorios y el proceso de cicatrización generan graves complicaciones en la mayoría de los casos. Un estudio publicado en la revista ‘Archives of Facial Plastic Surgery’ revelaba además que algunas de las consecuencias, como alteraciones en la piel o cambios en la pigmentación, persisten durante años tras la aplicación de este tipo de láseres.

Pese a que existan distintas alternativas para tratar cada caso, el profesional es el que debe informar sobre las opciones que llevarán al resultado verdaderamente satisfactorio. Por eso, si quieres recibir el mejor asesoramiento adaptado a tu situación, no dudes en contactar con IVANCE, situado en la Policlínica de Gipuzkoa, donde el equipo liderado por la Dra. Olatz Alcelay y el Dr. José Mª del Amo está a tu disposición para cualquier duda. Puedes hacerlo mediante una consulta ‘online’ o llamando sin compromiso al +34 943 297 588.

Dra Alcelay Dr del Amo