Desde siempre las mujeres se han preocupado de su belleza facial y corporal, pero desde aproximadamente una década  la  zona púbica empieza a tener más relevancia debido, en parte,  a una serie de cambios en los tipos y moda de la depilación (ingles brasileñas, americanas, integral…)  y las mujeres se empiezan a preocupar por aspectos más íntimos y delicados. A muchas  les limita la forma de vestir, la elección de su ropa interior y de baño y tener incluso relaciones sexuales les genera una gran inseguridad.

La Cirugía Genital ha pasado de ser una desconocida, a ser  una especialidad dentro de la Cirugía Plástica y Estética y es que, lejos de ser algo banal, la mayoría de las mujeres acuden a la consulta por razones médicas.

Su nombre correcto es cirugía íntimacirugía de los genitales externos. Se trata de un “conjunto de técnicas quirúrgicas cuyo fin es mejorar estética o funcionalmente los genitales  femeninos“. Coloquialmente también se llama  cirugía vaginal.

Se incluyen  dentro de la cirugía genital las vaginoplastias, que tratan de mejorar el tono muscular, la elasticidad y control de la vagina, aunque ésta es una operación que abarca más el campo ginecológico.

En nuestra opinión, más que estética se trata de una cirugía reparadora. Sirve para remodelar una anomalía congénita o los cambios fisiológicos producidos por la edad, los partos y que tienen una repercusión funcional y estética en la mujer.

En este campo las operaciones más demandas por las mujeres, son tres: corrección de labios menores (habitualmente reducción), labios mayores y región del pubis.

En labioplastia (corrección de labios menores) existen distintas técnicas quirúrgicas para reducir su tamaño y combinadas con la remodelación del clitoris para conservar de forma natural su contorno y coloración, sin perder su sensibilidad y su función de protección. La cicatriz es imperceptible.

La remodelación de los labios mayores se hace generalmente en combinación con la labioplastia valorando el equilibrio entra ambos labios. Si el mayor es muy fino, se realizan lipoinjertos de grasa para aumentar su tamaño y recuperar la turgencia. La grasa se toma de la cara interna del muslo o del abdomen.

El exceso de labios mayores produce en ocasiones pliegues e irregularidades que pueden favorecer pequeñas infecciones de la región genital externa. Este exceso puede ser facilmente corregible mediante pequeñas resecciones de tejido, quedándo la cicatriz prácticamente imperceptible en la confluencia con los labios menores.

El abultamiento del pubis puede resultar evidente incluso con prendas de vestir y puede producir problemas de higiene. La corrección se realiza mediante una pequeña liposucción o en caso de que exista un exceso de piel y el pubis este algo descendido, puede ser necesario un pequeño lifting, quedando las cicatrices ocultas en los pliegues naturales de la zona.

Estas técnicas de cirugía genital aplicadas en solitario o combinadas entre sí logran corregir la mayoría de los problemas médicos asociados, así como conseguir un “rejuvenecimiento vaginal” estético.

La cirugía íntima tiene un grado de satisfacción muy alto, se trata de intervenciones sencillas, que se realizan con anestesia local y sedación, de corta duración y presentan un periodo de recuperación inmediato relativamente pequeño sin alterar prácticamente la vida laboral y personal de las pacientes.

La cirugía íntima no es una moda, siempre ha existido, ahora simplemente se ha popularizado debido a los medios de comunicación y sobre todo a internet que nos facilita el acceso a información .

Superado el tabú que hasta ahora podíamos tener en tratar esta zona de nuestra anatomía, la cirugía genital nos ofrece soluciones con resultados excelentes que ponemos a vuestra disposición en la Clínica del Pilar (Donostia – San Sebastián).