A medida que envejecemos nuestros cuerpos cambian y también las expectativas alrededor de cómo nos vemos y nos sentimos. Mientras que un adolescente está más preocupado acerca del equilibrio y las formas de su cuerpo, los adultos jóvenes intentan mejorar su apariencia y los adultos maduros se preocupan más por el rejuvenecimiento y las técnicas que permitan recuperar la definición a sus caras y cuerpos.

Ejercicio, una dieta saludable, protección solar, evitar el tabaco, pueden ayudarte a mantenerte y sentirte mejor. Pero también tu cirujano plástico pude ofrecerte una gran variedad de procedimientos quirúrgicos para mejorar tu apariencia a lo largo de la vida.

Adolescentes:

Constituye tan sólo un 1,4% de los procedimientos que se realizan en una consulta de Cirugía Estética. Para los padres ha adquirido una gran importancia, que sus hijos transmitan una imagen positiva y que no sean discriminados en su entorno por motivos de imagen. Muchos adolescentes son conscientes de las diferencias físicas que les separan de su entorno. Unas orejas excesivamente prominentes o un pecho excesivamente grande, puede dar lugar a conductas menos sociables y a problemas en la escolarización.

La cirugía estética puede dar forma a unas orejas (otoplastia) o equilibrar el pecho en el tórax (mamoplastia de reducción) para que el adolescente pueda centrar su actividad en la escuela, el deporte o las relaciones con sus amigos.

Para otros aspectos será recomendable esperar etapas edades adultas que permitan una reflexión más personal y profunda sobre la decisión a tomar

19-34 años

Esta franja de edad ocupa el 19,5% de la actividad de una consulta. A los 20 años queremos causar buena impresión según entramos en un entorno social y laboral adulto. En la medida que adquirimos madurez y libertad de elección, podemos decidir que es el momento oportuno para mejorar la apariencia de nuestra nariz, pecho o contorno corporal.

Ya en los 30 mantener nuestros cuerpos de forma saludable es más necesario que nunca, especialmente enfocado en el mantenimiento físico y prevenir los aumentos de peso significativos. Muchas mujeres ya son madres y pueden ver como la piel del abdomen y de sus pechos ha perdido elasticidad. El “Mommy Makeover” o Cirugía tras la Maternidad, puede ayudar a recuperar la confianza en si mismas.

35-50 años

Se trata del grupo de edad que concentra la mayor actividad de una consulta de Cirugía Estética. Detener el paso del tiempo es el principal objetivo. El 48% de los tratamientos con toxina botulínica se producen aquí, junto a otros procedimientos para atenuar o disimular la aparición de arrugas. Los procedimientos quirúrgicos más populares quedan encuadrados dentro del concepto de “Mommy Makeover” o Cirugía tras la Maternidad (liposucción, mastopexia, abdominoplastia)

[box type=”tick” size=”large” border=”full”]”envejecer de forma saludable significa continuar realizando ejercicio de forma rutinaria, una alimentación sana, no fumar y evitar el exceso de exposición solar”[/box]

51-64 años

En los 50-60 todavía estamos trabajando duro. Los niños se encuentran en la universidad y disfrutamos de más tiempo libre a medida que han ido creciendo. No es el momento de vernos desmerecer ni de mirar hacia abajo. Los efectos de la edad se han acelerado. Incluso quien se ha cuidado puede notar la pérdida de la línea de mandíbulas, surcos y pliegues en el cuello y pérdida de elasticidad en el cuello. La gravedad desarrolla su actividad en el resto del cuerpo también.

Ante la pérdida de elasticidad de la piel, algunos procedimientos quirúrgicos de rejuvenecimiento (lifting, blefaroplastia…) y contorno corporal (abdominoplastia, mastopexia, lifting de muslos…) permiten que el contorno del cuello y otras partes de tu cuerpo recuperen su apariencia de siempre.

De todos los tratamientos realizados en esta franja de edad el 59,3% son de naturaleza quirúrgica.

> 65 años

Eliminar arrugas y excesos de piel alrededor del cuello generan la mayor demanda en este grupo. El estado del bienestar y la prolongación de la esperanza de vida ha hecho aumentar la actividad en esta franja de edad hasta en un 79% en los últimos diez años.

Recuerda, envejecer de forma saludable significa continuar realizando ejercicio de forma rutinaria, una alimentación sana, no fumar, evitar el exceso de exposición solar. Si eso no es suficiente, la cirugía estética puede ayudar a restaurar y mejorar tu belleza natural.

Fuente: http://www.beautyforlife.com/baea.aspx