Mucho se habla de los cambios de adaptación que el proceso de maternidad produce en el cuerpo de la mujer pero poco se habla acerca de los cambios emocionales a los que la mujer deberá enfrentarse al ver cómo, su hasta ahora joven figura,  se transforma.

Algunas mujeres afortunadas pasan por el primer embarazo sin apenas notar cambios en su anatomía, otras pocas pasarán por el segundo embarazo sin grandes alteraciones, pero es difícil que un tercer embarazo no deje secuelas  candidatas a una cirugía estética.

La reciente maternidad de una conocida cantante, Shakira, nos ha traído de ultramar un concepto que sin duda dará que hablar y que acabará popularizándose también aquí:  “Mommy Makeover

“Mommy Makeover” no es una técnica. Es un concepto de marketing con una denominación en inglés muy acertada que está teniendo gran éxito en Estados Unidos. Tanto, que alrededor de esa idea se han creado incluso clínicas especializadas. La traducción en España no tiene el mismo gancho comercial, pero es lo que nosotros (y otros) venimos catalogando como “Cirugía tras la Maternidad”. Se trata de un conjunto de técnicas conocidas y de práctica habitual que se centran en la recuperación de la figura femenina tras el parto.

¿Qué tipo de intervenciones componen el “Mommy Makeover”?

Básicamente se trata de procedimientos de cirugía mamaria, aumento de pecho, reducción de pecho o mastopexia; procedimientos de contorno corporal, liposucción, mini-abdominoplastia o abdominoplastia completa y procedimientos de cirugía genital como la labioplastia. Se pueden realizar de forma individual o conjunta

¿Es necesario que el Cirujano Plástico asista durante el parto?

Rotundamente NO. Un cirujano plástico tan sólo tendría dos supuestas funciones durante un parto. El cierre de la herida de una cesárea o de una posible episiotomía. Actualmente un ginecólogo moderno y cuidadoso es perfectamente capaz de realizar ambas técnicas con los mismos medios y precisión que lo haría un cirujano plástico. Nosotros, al menos, lo podemos certificar de los que conocemos.

¿Se realizan intervenciones de cirugía estética en el mismo acto del parto?

Rotundamente NO. No serían ni deseables ni aconsejables.

El parto, incluida la cesárea, se considera un proceso “contaminado” en muchos casos ya que es muy difícil controlar la absoluta esterilidad. Cualquier cirugía añadida cercana al área tendría posibilidades de infección difíciles de evitar.

Cualquier cirujano que se atreviese a realizar una intervención de Cirugía Estética en el abdomen de una mujer que acaba de dar a luz no  sólo tendría que realizar una buena técnica sino también debería poseer dosis de “magia” y “videncia”, ya que es imposible evaluar en ese momento la evolución que el tono y elasticidad de la piel van a tener en los próximos meses.

El momento del parto y el periodo inmediatamente posterior a él deben centrarse en “disfrutar” de la maternidad y lo que ella nos aporta.

¿Cuándo se inicia el Mommy Makeover?

El Mommy Makeover debe iniciarse en todo el periodo perinatal, no con técnicas quirúrgicas, sino con técnicas de mantenimiento y preparación al parto. Una dieta adecuada y conservar el peso dentro de los límites recomendados es fundamental.

[box type=”tick” size=”large”]El “Mommy Makeover” no es una excentricidad para unas pocas elegidas, sino una merecida ayuda de la que cualquier mujer puede disponer[/box]

Mantener y potenciar la tonicidad muscular del abdomen y periné posteriormente,  mediante técnicas de “abdominales hipopresivos” por ejemplo, garantizan una mejor y más rápida recuperación. El adecuado cuidado cosmético de la piel no impide la aparición de estrías en la piel, pero si evita el sufrimiento de la misma durante todo el proceso de distensión de la misma.

No será hasta pasado un año del parto que debería evaluarse la situación y considerar como “secuelas” las alteraciones que estén presentes en ese momento. Si la paciente ha decidido “no tener más hijos” (de nada serviría a larga plazo lo contrario), es el momento de estudiar y planificar su corrección mediante la cirugía.

Estamos en condiciones de afirmar que, hoy día, una mujer que decida ser madre puede hacerlo disfrutando de cada momento previo y posterior al parto, sin la preocupación de saberse irremediablemente transformada en su aspecto físico. Tiene a su disposición técnicas quirúrgicas avanzadas  en mamas, contorno corporal y cirugía genital que recuperarán su figura.

El “Mommy Makeover” no es una excentricidad para unas pocas elegidas, sino una merecida ayuda de la que cualquier mujer puede disponer y que un cirujano debidamente acreditado le puede facilitar, como nosotros venimos haciendo en nuestro Centro desde hace  tantos y tantos años.

¿Te resulta interesante?. ¿Quieres más información?… Pincha aquí.