Ha terminado el verano y ya está con nosotros el otoño. Atrás quedan los días en la playa, las abundantes comidas con los amigos o la familia y los días ante el inclemente sol, sea en el mar o en la montaña. Regresamos a la rutina con las pilas cargadas, pero no hay que permitir que el trabajo o las cargas familiares nos quiten tiempo para mantenernos sanos y atractivos o para recuperarnos de los excesos estivales.

Haz ejercicio - IvanceComo ya sabes, es básico hacer ejercicio. El cambio horario, las consiguientes menos horas de luz y las bajadas de temperaturas pueden hacer que te apetezca menos, pero seguro que encuentras la actividad idónea para ponerte en forma. Te recomendamos apuntarte a un gimnasio; pídele consejo a sus trabajadores sobre máquinas para usar o ejercicios que realizar. Muchos centros ofrecen actividades tan variadas como pilates, yoga o ‘kick boxing’. Elige la que más se adecúe a tus horarios o tus propósitos (perder peso, mantener o ganar masa muscular…) e ilusiónate con ella.

Si no tienes un gimnasio cerca, siempre puedes salir a correr o caminar por parques y caminos. Muchos ayuntamientos han colocado máquinas para hacer ejercicio, especialmente para la tercera edad. Es más, hasta en casa puedes practicar deporte: cómprate unas mancuernas, descárgate una aplicación en tu Chromecast o televisión inteligente y bucea por la Red para buscar ejercicios según tus intenciones: adelgazar, reforzar músculos, evitar la flacidez en brazos y piernas…

Además del ejercicio, una buena alimentación es esencial. Toma cada día cinco piezas de fruta y verdura: en ensalada, zumo, puré… Las posibilidades creativas son numerosas. Consume la carne y el pescado a la plancha y en pocas cantidades. Además, elige piezas con menos grasas; por ejemplo, la carne de pavo y pollo es más saludable que la de cerdo o ternera. Y si vas a usar aliños, sustituye las salsas por hierbas aromáticas o limón.

No olvides relegar los fritos y productos procesados industrialmente para ocasiones muy esporádicas. En vez de eso, consume legumbres y cereales varias veces a la semana. Todo ello bien regado con aceite de oliva, que es también un aliado para la piel (luego hablaremos de ella) y mejora la digestión. Y por supuesto, realiza las comidas cinco veces al día (desayuno, media mañana, almuerzo, merienda y cena) y en los mismos horarios, para que el cuerpo tenga sus ritmos.

Tampoco descartes las infusiones: la de cola de caballo favorece la eliminación de líquidos, al igual que el té rojo, que también ayuda a eliminar toxinas y quemar grasas. Por su parte, el té verde estimula el metabolismo. Simplemente, acércate a tu herboristería o tetería favoritas y déjate llevar por los expertos. Y hablando de líquidos: un vaso de agua nada más levantarte ayudará a eliminar las toxinas de la noche. Fácil y efectivo.

Cuando llegue el frío, no olvides echar mano de sopas y caldos con apio, que ayudarán a limpiar el organismo. Un clásico es la sopa de apio con cebolla, con efecto depurativo. Hierve sendas unidades de estas verduras con agua y sal y tómate el caldo resultante. Su contenido en fibra y sus habilidades diuréticas harán el resto.

Cuídate tras el verano - IVANCEEnseguida empezarás a notar los resultados, tanto en tu interior como cuando te mires al espejo cada mañana. Porque la piel es, sin lugar a dudas, un claro reflejo de las mejoras que estaremos haciendo tras el verano. Consumir vitamina A (presente en la leche, la zanahoria o los huevos) o B (que está en los frutos secos y legumbres y también ayuda al pelo y las uñas) es esencial. También es el momento de recuperar su aspecto con Retexturing Activator y empezar nuestra rutina de antioxidantes utilizando CE Ferulic ó Phloretin CF. Con todo ello mantendremos en forma una piel que ha sufrido demasiado las inclemencias del sol.

Las vacaciones son también el momento idóneo para descansar y dormir más. Eso sí, hay que intentar mantener esta rutina el resto del año. El consejo clásico de las ocho horas sigue vigente. Además, procura que tu dormitorio esté bien ventilado y que cuando comience el frío, no tengas la calefacción a una temperatura demasiado alta. Cena de manera ligera (prohibidas las comidas copiosas de los encuentros en la casa familiar) y no hagas ejercicio poco antes de ir a la cama. Los aparatos electrónicos (tabletas, móviles…) también están prohibidos a esas horas.

Y no olvides que tan importante como alimentarse bien o hacer ejercicio es eliminar el estrés. Procura que no invada tu vida, ya que afectará a tu peso o al estado de tu piel y tu pelo. No te lleves trabajo a casa o deja de pensar en él cuando estés con la familia y amigos, centrándote en disfrutar del momento. Realiza técnicas de relajación o date un capricho y acude a un masajista o a un spa. Tu cuerpo agradecerá esos momentos de relajación, los mismos que disfrutaste este verano.

Si todos estos consejos no son suficientes, siempre puedes acudir a tu centro de confianza. En IVANCE, situado en la Policlínica de Gipuzkoa, tenemos el tratamiento idóneo para tu cuerpo. Si se ha quedado flácido por la celulitis, puedes preguntarnos qué hacer con ella. Si sientes que tu piel está maltratada o que las bolsas bajo los ojos no se recuperan con ocho horas de sueño, puedes consultarnos: en IVANCE diseñamos programas especiales para corregir efectos como la flacidez o las líneas de expresión que hayan quedado más marcadas por el sol. O quizás lo que quieres es preparar el próximo verano quitándote esos acúmulos de grasa que se resisten a la dieta y al ejercicio, o mejorar tu figura con un aumento de pecho.

Contactar con nosotros es tan fácil como llamar al +34 943 297 588; o solicitar una cita a través de nuestro formulario. Nuestros profesionales, la Dra. O. Alcelay y el Dr. José Mª del Amo estarán a tu entera disposición para ayudarte en todo lo que necesites. Que un exceso en la playa o en las fiestas no arruine tu figura.