Riesgos relativos de una prótesis mamariaHace escasas semanas recibíamos, procedente de EEUU, la noticia de una posible relación entre las prótesis de silicona y un extraño y poco frecuente tumor de mama.

Aunque en nuestro entorno la noticia tuvo poco impacto, en ese país diversos medios de comunicación se lanzaron rápidamente sobre la noticia calificándola de “alarmante”. Tanto ha sido así que la FDA (el equivalente al Ministerio de Sanidad español) ha emitido un interesante comunicado intentando situar el tema en una perspectiva correcta. Adjuntamos el original para quien le pueda interesar y hacemos un pequeño resumen traducido del mismo.

“El linfoma de células grandes anaplásico (ALCL) es una forma extremadamente rara de linfoma, con una incidencia anual en mama de 3 por cada 100 millones de mujeres. En un estudio basado en una serie de casos de ALCL en mama se observó una mayor incidencia en mujeres portadoras de implantes mamarios. En el peor de los casos estaríamos hablando de una incidencia anual de UNO POR CADA MILLON de mujeres con implantes mamarios.

Los implantes mamarios son, y probablemente seguirán siendo, los dispositivos médicos más estudiados. En virtud de esa intensa observación, no es de extrañar que se identifiquen asociaciones extremadamente raras.

En el próximo año puede que una de cada millón de mujeres con implantes mamarios desarrolle un ALCL pero también puede, según el Instituto de Meteorología Americano (National Oceanic and Atmospheric Administration), que otras dos mujeres de ese grupo vayan a ser alcanzadas por un rayo…

La mayoría de las mujeres no tienen miedo a ser alcanzadas por un rayo y deben ver estos hallazgos en una perspectiva similar.

Veamos otro ejemplo. Diversos estudios han demostrado una relación entre el consumo MODERADO de alcohol y el cáncer de mama. Se considera que de un millón de mujeres que consumen alcohol de forma moderada se generarán 154 nuevos casos de cáncer de mama. Estamos hablando de una incidencia de 154/1.000.000 muy superior al de ALCL de mama que es de 1/1.000.000.

Es importante educar a los pacientes en los posibles riesgos de una intervención, pero no es menos importante relativizar los datos estadísticos para no generar una innecesaria ansiedad.”

En nuestra opinión, las pacientes portadoras de un implante de mama no deberían EN ABSOLUTO preocuparse por esta noticia, de la misma forma que no están pendientes de la posibilidad de que les pueda caer un rayo y disfrutan de un consumo moderado de alcohol.

¿Deben hacer algo?. Realizar un seguimiento periódico es recomendable a cualquier paciente portador de cualquier dispositivo implantado. Si por algún motivo ha llegado el momento de recambiar o retirar el implante, se deberán tomar muestras de la cápsula para su análisis, con el fin de obtener datos que nos permitan ampliar el estudio y descartar cualquier proceso.

Más Información