CAMPAÑA DE REVISIÓN GRATUITA DE

IMPLANTES MAMARIOS

Si tus implantes tienen más de ocho años ¡llámanos!  943 297 588

[Incluso si no te has operado con nosotros]

Pide Cita

En otros artículos hemos hablado de cómo actuar ante la sospecha de una prótesis rota y sobre la necesidad o no del recambio. Pero ¿qué ocurre cuando la prótesis de mama se encuentra rota y la silicona ha entrado en contacto con el organismo? ¿es realmente peligrosa para la salud?

Vamos a diferenciar dos situaciones. Es muy distinto hablar de “silicona líquida inyectada” ó de “prótesis de silicona”, puesto que en ésta se halla contenida en un recipiente.

Las principales complicaciones en relación a la silicona son:

  • la formación de una reacción a cuerpo extraño o granuloma
  • la migración

Ninguna de ellas debería considerarse una complicación en el estricto sentido de la palabra ya que son reacciones fisiológicas normales ante cualquier elemento extraño introducido en el organismo.

Aumento de pecho con silicona inyectada

Paciente que se sometió a un aumento de pecho con silicona líquida inyectada. Pocos años después se realizó una aumento de pecho convencional. Obsérvese la multitud de gotas de distinto tamaño de silicona libres por todo el tejido mamario. Por contra, el contenido de la prótesis mamaria sigue circunscrito dentro de la cápsula periprotésica.

Silicona Líquida Inyectada

Desde hace más de 100 años, los médicos y los pacientes se han interesado en las inyecciones subcutáneas con fines estéticos. El uso de la silicona líquida inyectada se popularizó en Japón alrededor de 1950 y ha venido siendo popular como método rápido de feminización en transexuales.

La silicona líquida inyectable no está disponible ni autorizadas para uso en humanos. A pesar de ello, distintas preparaciones conteniendo silicona de distinta grados y purezas circulan en manos de algunos profesionales y no profesionales que continúan inyectándola en pacientes por variadas indicaciones.  En la mayoría de los casos no se dispone de información acerca de la fórmula, marca, grado de pureza, e incluso llega a adulterarse con sustancias irritantes en un intento de que genere una fibrosis que evite la migración.

Especialmente en casos de transexualismo se han llegado a utilizar cantidades muy importantes, de hasta 4 y 5 litros, repartidas por todo el cuerpo en forma de pequeñas o no tan pequeñas infiltraciones para modificar el contorno corporal y facial. Estos pacientes disponen de un periodo de latencia largo hasta la aparición de complicaciones que puede llegar a los 20 años. Las complicaciones son el resultado de los múltiples granulomas generados y las múltiples migraciones que pueden llegar a generar grandes y espectaculares deformidades, cuadros inflamatorios severos, estando descritos incluso cuadros de muerte.

No es la naturaleza del granuloma la que genera las complicaciones sino el número, extensión y tamaño de los mismos. A ello hay que añadir los efectos relacionados con la calidad y la adulteración de la silicona inyectada, la cantidad inyectada y las condiciones en las que se inyecta.

Lamentablemente debemos decir que a pesar de las complicaciones descritas, la técnica sigue siendo popular en determinados ambientes.

Cuando esas inyecciones se producen en la mama para un aumento de pecho hay que añadir las dificultades que se generan en la interpretación de las mamografías.

En estos casos, la extirpación de toda la silicona es imposible y no existen terapias que puedan modificar sus efectos en los tejidos.

Implantes de mama

En el caso de los implantes de mama, la silicona se encuentra incluida dentro de un envoltorio que la separa del organismo. La ruptura de un implante de silicona es una complicación bien conocida del aumento de pecho que puede llegar a pasar desapercibida durante mucho tiempo.

Los problemas de salud derivados de la rotura de prótesis han sido ampliamente debatidos dentro y fuera de la comunidad científica.

En un interesante estudio, se realizó el seguimiento de mujeres con la prótesis rota comparándolo con otras con prótesis intactas. La mayoría permanecieron relativamente asintomáticas durante un periodo de dos años. Cuando los síntomas aparecieron, en la mayoría de los casos, eran inespecíficos y consistían en cambios de tamaño, forma y tacto. En algunos casos aparecía dolor pero no lo suficientemente importante para que requierese la explanación en ningún paciente.

No se observaron alteraciones inmunológicas ni analíticas y sólo en un 5% de los casos la rotura progresó de intracapsular a extracapsular. Llegado este caso el organismo intentará “fragmentar” la silicona y generará algún granuloma, que puede migrar de forma local (no a gran distancia). De forma más avanzada alguno de estos granulomas puede tener un componente inflamatorio más acentuado y ser doloroso, o acercarse excesivamente a la piel. En este punto las deformidades pueden ser aparentes.

Algunas partículas de silicona pueden penetrar en los conductos linfáticos y quedar atrapadas en los ganglios regionales (axila) generando adenopatías.

Ninguno de estos efectos se ha demostrado que tengan consecuencias para la salud más allá de las molestias y deformidades que puedan generar.

En nuestra opinión, es importante detectar la rotura temprana de la prótesis mamaria ya que el paso de una rotura intracapsular a extracapsular supone el paso de una situación fácilmente controlable y reversible a una situación no tan controlada y a menudo irreversible. Por tanto es recomendable la revisión periódica.

Debemos apuntar, aunque generemos polémica, que la presencia de un granuloma o una adenopatía con silicona tiene especial interés en situaciones de litigio ya que constituye la  prueba que soporta en muchas ocasiones un sin fín de síntomas y signos de vaga naturaleza y difícil demostración.

Conclusiones:

  • Hay que diferenciar los efectos de la silicona inyectada de la rotura de una prótesis mamaria
  • La rotura de un implante mamario es un evento relativamente poco dañino y que raramente progresa hasta generar síntomas notables.
  • La silicona procedente de la ruptura de prótesis mamaria raramente disemina a regiones distantes y da síntomas.
  • Las mujeres con implantes rotos se mantienen relativamente asintomáticas durante al menos un periodo de dos años.

Quizás te interesen: